“He estado en tratamiento a causa de un cáncer en la tiroides. Hace aproximadamente un año, mi hijo, que pertenece a la Orden de Clérigos Regulares Teatinos, me hizo llegar a casa una estampa de Ismael de Tomelloso, diciéndome que pidiera su intercesión ante nuestro Padre Dios por mi salud. Desde entonces, todos los días he rezado la oración y sé que mi hijo también la reza en su casa. Sin dejar de asistir a los tratamientos, el último análisis que se me hizo salió negativo de la presencia de cáncer, gracias a Dios y a la intercesión de Ismael de Tomelloso, porque creo que él ha intervenido en mi favor”.

(F.M. México)

Print Friendly