(El Siervo de Dios Ismael de Tomelloso, el mes de febrero de 1938, continúa prisionero en el Campo de Concentración de San Juan de Mozarrifar. En silencio.

Los amigos de Ismael le acompañamos, también en silencio, 77 años después, esperando compartir con Ismael el acontecimiento que tuvo lugar en la mañana de la víspera de San José el 18 de marzo de 1938)

DOMINGO, 22 DE FEBRERO DE 2015.

Cuarto domingo de San José.

San José

San José

Fue grande el dolor de San José al escuchar la profecía de Simeón por los sufrimientos que iban a padecer Jesús y María; pero fue mayor el gozo que sintió al conocer que esos sufrimientos iban a ser causa de salvación de muchas almas.

San José, el varón elegido por Dios para ser padre de su Hijo y esposo de la Virgen María, es el primer trabajador cristiano.

San José, como ejercía el oficio de carpintero enseñó a su hijo a ser carpintero; trabajó junto al Hijo de Dios: en presencia de Dios mismo; no hacía milagros, ni “chapuzas”; trabajaba con esfuerzo, con entrega, con honradez, con maestría, poniendo en juego todas las virtudes, enseñando a su hijo el oficio y dejándonos el ejemplo de su vida en silencio.

San

Por esta razón, después de muchos siglos de oración, de observación, de estudio y de experiencias, la Iglesia Universal ha propuesto el día 1º de mayo, para celebrar la fiesta de San José Obrero, el primer día del mes dedicado a la Virgen María.

También lo ha declarado Patrono de la Iglesia Universal y Patrono del Concilio Vaticano II, la mayor esperanza para la humanidad en los tiempos modernos.

***

18 de febrero de 2015

Miércoles de Ceniza

Papa Francisco

Mensaje del Papa Francisco para la Cuaresma de 2015. Dice, entre otras cosas, lo siguiente:

“…….

Uno de los desafíos más urgentes sobre los que quiero detenerme en este Mensaje es el de la globalización de la indiferencia.

La indiferencia hacia el prójimo y hacia Dios es una tentación real también para los cristianos. Por eso, necesitamos oír en cada Cuaresma el grito de los profetas que levantan su voz y nos despiertan.

Dios no es indiferente al mundo, sino que lo ama hasta el punto de dar a su Hijo por la salvación de cada hombre. En la encarnación, en la vida terrena, en la muerte y resurrección del Hijo de Dios, se abre definitivamente la puerta entre Dios y el hombre, entre el cielo y la tierra.

Y la Iglesia es como la mano que tiene abierta esta puerta mediante la proclamación de la Palabra, la celebración de los sacramentos, el testimonio de la fe que actúa por la caridad (cf. Ga 5,6). Sin embargo, el mundo tiende a cerrarse en sí mismo y a cerrar la puerta a través de la cual Dios entra en el mundo y el mundo en Él. Así, la mano, que es la Iglesia, nunca debe sorprenderse si es rechazada, aplastada o herida.

El pueblo de Dios, por tanto, tiene necesidad de renovación, para no ser indiferente y para no cerrarse en sí mismo.

***

DOMINGO, 15 DE FEBRERO DE 2015

Tercer Domingo de San José

San José

San José

Dolor de San José por la sangre derramada por Jesús en la circuncisión que le traspasó el corazón; pero el nombre de Jesús que se le impuso le llenó de consuelo.

***

Sábado, 14 de febrero de 2015

Campo de Concentración de San Juan de Mozarrifar donde el 14 de febrero de 1938 fueron trasladados los prisioneros, entre los que se encuentra Ismael de Tomelloso, desde las parideras de ganado de Santa Eulalia del Campo

Print Friendly