La revista “El Pilar” nos prepara para el Centenario del nacimiento del Siervo de Dios Ismael de Tomelloso. En su número de abril de 2017, han publicado un artículo escrito por don Mariano Sergio Mainar Elpuente.

Un extracto del artículo es el siguiente:

En la preparación del catálogo solicitado por san Juan Pablo II para el Gran Jubileo del año 2000, el historiador don Vicente Cárcel Ortí hablaba de diez mil mártires del siglo XX en España. Con la gran beatificación que se anuncia el número de mártires glorificados ascenderá a un total de 1.725.
No está entre ellos Ismael de Tomelloso. […] las ansias de ser mártir le llevaron a una situación final muy dolorosa y ofrecida a Dios en un silencio absoluto y reparador por los pecados del mundo.

“Con los santos, serás santo”.

Este aforismo parece tener vigor en la vida de Ismael si lo referimos al martirio. No se codeó con sabios ni políticos, pero sí tuvo trato con futuros mártires. En un artículo anterior, en esta misma revista, se hablaba del obispo que le confirmó, del Párroco que le bautizó y los sacerdotes de Tomelloso, de su director espiritual, todos asesinados en odio a la Fe.

Al pie de la Cruz, la Madre.

[…] María es la Señora de las noches del espíritu. La Columna representa firmeza, seguridad. Sostiene a la Luz hermosa, al claro día, que es Cristo.

Noster est. En marzo de 2008, el entonces obispo de Ciudad Real don Antonio Algora me nombró miembro de la Comisión Histórica en orden al Proceso de canonización de Ismael en su fase diocesana. Una vez cumplido el encargo, don Blas Camacho, vicepostulador de la Causa, me pidió editar aquellos folios. Los amplié y dieron el resultado de un folleto que puede leerse en la página www.ismaeldetomelloso.com. Titulado el trabajo como “Noster est” porque Aurelio Prudencia, el gran poeta de la antigüedad cristiana, escribió del mártir san Vicente: “Noster est”. Nuestro es Vicente, aunque diera la gloria del sepulcro a otra ciudad” (Peristephanon 4, 100).
Nuestro, de Zaragoza, es Ismael, porque aquí nació para el cielo, aunque su sepulcro se haya concedido a Tomelloso, donde nació para la tierra. En definitiva: Ismael es de Tomelloso y es de Zaragoza. Es de todos, pues los santos son patrimonio de la entera humanidad.

 

Leer artículo completo
Print Friendly