El seminarista con el que Ismael había hecho Ejercicios Espirituales en Ciudad Real en 1935, José Ballesteros, casualmente había llegado herido del frente al Hospital Clínico, y cuenta cómo encontró a Ismael:

Ver Paso Completo
Print Friendly