Ismael de Tomelloso es un misterio que se está desvelando poquito a poco. Cualquier Causa de Canonización es asunto de la Iglesia que depende solamente de Dios. Ismael fue movilizado en la guerra civil por el ejército republicano, porque Tomelloso estaba  en la zona republicana.

Cuando fuimos a preguntar al Obispado de Ciudad Real cómo iba la Causa de Ismael don Francisco del Campo Real, Delegado para las Causas de los Santos, nos dijo que no se había iniciado la Causa porque nadie lo había solicitado. Entonces promovimos una Asociación Civil; se lo planteamos a Monseñor Antonio Algora, Obispo Prior de Ciudad Real, hoy Emérito, y constituyó por Decreto una ASOCIACIÓN CANÓNICA compuesta por laicos con la que se inició la fase diocesana de la Causa. Empezamos a indagar sobre la infancia y la juventud de Ismael y desde entonces nos sorprende cada paso que damos: la cantidad de noticias, gracias y favores, que concede Dios por intercesión de Ismael. Por ejemplo, hoy  vienen desde Zaragoza, en cuyo Hospital Clínico murió Ismael después de haber participado en la Batalla de Teruel y de haber sido hecho prisionero en la del Alfambra, a causa de la tuberculosis que contrajo cuando lo condujeron a unas parideras de ganado en Santa Eulalia del Campo, donde la temperatura llegó a 20 grados bajo cero, y al campo de concentración en San Juan de Mozarrifar. En ambos lugares vivió las terribles pruebas que sufrió en silencio, por lo que fue llamado el “mártir del silencio”.

Desde Zaragoza vienen a celebrar misa de Acción de Gracias en la Catedral de Nuestra Señora del Prado que, según dicen, procede de Aragón y en Tomelloso, traen a la tumba de Ismael una imagen de la Virgen del Pilar porque Ismael estuvo haciendo trabajos forzados en la Plaza del Pilar y dijo: “No he podido entrar a ver a la Virgen del Pilar, a pesar de que era lo que yo más deseaba en la vida”.

Print Friendly