El 7 de octubre se celebra la fiesta de Nuestra Señora la Virgen del Rosario, que fue instituida por San Pío V para conmemorar y agradecer a la Virgen la victoria de Lepanto el 7 de octubre de 1571.

El Papa Benedicto XVI, el 12 de septiembre de 2006 pronunció un discurso en la Universidad de Ratisbona en el que habló, entre otras muchas cosas, de la “yihad”, la guerra santa, y mencionó el dialogo mantenido por el Emperador Bizantino Manuel II, el Paleólogo, en Ankara, el año 1391, y algunos textos del Corán, pero sus palabras fueron tergiversadas, sacadas de contexto y cambiadas de sentido, lo que provocó una polémica que acabó reconociendo que todo había sido una mala interpretación de los textos citados.

El 9 de mayo del 2009 el Papa visitó Oriente Medio y envió un mensaje de reconciliación al pueblo judío y al pueblo musulmán tras denunciar el uso de “la violencia nombre de Dios y la manipulación de su nombre para fines políticos”, tras condenar los intentos de “corromper y manipular” las religiones.

En la mezquita de Amán “Al Hussein Bin Talal”, la mayor de Jordania, pidió a la Comunidad Internacional un esfuerzo para lograr la paz en Irak y recordó los 800.000 cristianos iraquíes.

El 11 de febrero de 2013, el Papa Benedicto XVI anunció en el Consistorio Ordinario Público su retirada del Pontificado y propuso, entre otras cosas, la canonización de los beatos Antonio Primaldo, sastre de profesión, y 800 compañeros mártires, que fueron decapitados el año 1480, en Otranto, el puerto más oriental de Italia, y esto ocurrió tras la invasión musulmana que costó la cabeza al Arzobispo Stéfano por no haber querido reverenciar a Mahoma y renunciar a su fe. Los huesos de los mártires se conservan en la Catedral de Otranto, que dista unos pocos kilómetros del lugar donde tuvo lugar la batalla de Lepanto el 7 de octubre de 1571.

Martires de Otranto
Catedral de Otranto llamada Catedral de los Huesos.

Martires de Otranto


Puerto de Otranto cerca del Golfo de Lepanto donde tuvo lugar el 7 de octubre de 1571 la batalla de los turcos otomanos contra la coalición cristiana que frenó la expansión turca por el Mediterráneo.

Print Friendly