Tengo que agradecer a Ismael de Tomelloso, al cual le tengo mucha fe y le rezo todos los días, que mis hijos sigan en sus trabajos y no les hayan despedido.

Iba a haber un ERE en la empresa en la que trabajaban y ellos estaban muy asustados.

Finalmente despidieron a 300 personas pero el milagro se realizó. A ellos no los despidieron y siguen trabajando gracias a Ismael de Tomelloso.

P.N.G

Print Friendly