César Franco Martínez, obispo auxiliar de Madrid, Joaquín Martín Abad, vicario episcopal para la Vida Consagrada de la Archidiócesis de Madrid y don Blas Camacho Zancada, presidente de la “Asociación para la Canonización del Siervo de Dios Ismael de Tomelloso” presentaron en el Seminario Conciliar de Madrid la sección madrileña de esta fundación.

Para evangelizar, santidad
El obispo César Franco señaló “la vida de este joven, que fue una vida inmersa en el silencio, pero nada de lo que ocurre en Dios queda en el silencio. Una vida en que procuró la santidad“.

El obispo recordó que “todos los fieles deben tender a la santidad y a la perfección en el propio estado. La mejor manera de hacer Nueva Evangelización es santificarnos. Y por eso la vida de Ismael de Tomelloso es un ejemplo que debemos seguir”.

22 cartas con amor a Dios
Martín Abad expresó que él como perito-teólogo había dado un parecer sobre las virtudes de Ismael de Tomelloso, y eso se demuestra a través de los textos de este Siervo de Dios, “tan solo veintidós cartas, pero en ellas quedan claras sus virtudes y su amor de Dios“.

Recordó monseñor Martín Abad que había conocido la figura del Siervo de Dios a través de una de sus sobrinas, religiosa en Aravaca y cómo él había estado en muchos de los lugares de la historia de Ismael de Tomelloso y cómo a través del conocimiento de su vida y de sus padecimientos su figura se había agigantado ante sus ojos.

Noticia de Religión en Libertad

Print Friendly