7 DE ABRIL DE 2015
Martes de Pascua

Fallece Don Félix Torres Olalla Sacerdote

(1917-2015)

Compañero de Ismael en el frente de Teruel en la Guerra Civil devoto de Ismael e impulsor de la Causa de Beatificación y Canonización

 

Nació en Mondéjar (Guadalajara) el 28 de julio de 1917. realizó estudios eclesiásticos y oposiciones a Capellán Militar con el grado de comandante. Falleció en Guadalajara el 7 de abril de 2015.

Su vida ha sido un testimonio de Cristo y siempre ha dado un fiel testimonio de la fama de santidad del Siervo de Dios, según él mismo ha declarado:

«Conocí a Ismael en Septiembre de 1937 en plena guerra civil, al ser llamada a filas la quinta del 38. Coincidimos en el Seminario de Cuenca habilitado para cuartel. En él se albergaban doscientos reclutas más, por lo que era difícil conocerse.” (Conoció más especialmente a Ismael entre tantos reclutas desde el momento que coincidieron en la capilla del seminario habilitado como cuartel buscando el lugar donde había estado el altar mayor para echar allí el jergón para dormir.) “Ambos elegimos ese lugar por ser sagrado. Lo traté aproximadamente un mes. Vengo libremente a declarar, deseando su canonización si es voluntad de la Iglesia. La fuente de mi conocimiento es directa por tanto.»

«La más conocida por mí era la hermana religiosa, por asistir periódicamente al Asilo de Guadalajara, donde ella hacía ejercicios espirituales.» ( Carta de fecha 13 de enero de 2000 de don Félix a Sor María de la Cruz Molinero Novillo, Hemanita de los Desamparados contando la fama de santidad de Ismael.)

Clic para ver transcripción carta a Sor María Molinero Novillo.

«Ismael amaba la alegría y la contagiaba, huyendo siempre de las diversiones pecaminosas.»

«El siervo de Dios perteneció a Acción Católica y tenía la letra del himno muy grabada en su conducta. Era conocidísimo en el Asilo de Tomelloso por ayudar a los ancianos, incluso ayudando a las monjitas a darles de comer y se distinguió por realizar labores que repugnaban a otros, que le censuraban que llegara tan lejos en su amor al prójimo. La madre del Siervo de Dios estaba muy unida al hijo en la vida espiritual y caritativa que practicaba, pero el padre se encontraba preocupado, porque veía que el hijo estaba arriesgando hasta la vida, en aquellos momentos tan difíciles con sus oraciones y actos de entrega a los demás.»

«Ismael no tuvo estudios superiores. No tuvo conflictos con sus padres nunca.»

«Nunca pretendió a ninguna señorita y mantuvo la pureza bautismal hasta la muerte. Era un hombre tan pudoroso que incluso en el hospital no quería descubrir sus heridas ante las enfermeras.»

«Fue soltero y prometió que si libraba su vida en la guerra, seria sacerdote.»

«Era muy creativo lo cual le valió mucho para que el comercio donde trabajaba aumentara sus ventas.»

«Era un hombre que buscaba siempre la paz.»

«Tenía una mirada angelical penetrante y limpia, y que llamaba a la reflexión.»

«Jamás intervino en discusiones políticas, porque no entraban en su vida ni un bando ni otro. Sólo buscaba la paz amando por igual a unos y a otros. No entraban en sus cálculos el odio ni la división entre hermanos. Y así como el testigo estaba deseando pasarse al bando nacional, al Siervo de Dios le era indiferente.»

«Tenía un gran deseo de ver a la Virgen del Pilar y no podía realizarlo. Era un chico que sin tener estudios teológicos se elevaba a la altura mística.»

«Recuerdo que cuando nos enviaron a Embid para destinamos a transmisiones y a los pocos días nos hicieron volver andando, el que no volvía renegando lo hacía blasfemando, mientras que Ismael lo hacía en silencio. Por tanto sabía sobreponerse a las dificultades que se le presentaban.»

«Pese a las malas condiciones en las que vivíamos con unos catres donde era imposible dormir, él nunca se quejaba. Asimismo de su comida daba parte a aquellos que necesitaban mas. La comida era de pésima calidad. Teníamos que comer en un bote de conservas, ya que no había platos.»

«Su silencio evitando buscar algún tipo de privilegio o recompensa es ya signo de humildad. Cuando fue capturado por el bando nacional, podía haber dicho que era cristiano, y podía haber evitado el tener que pasar por situaciones duras y sin embargo no lo hizo.»

«Después de su muerte muchos reaccionamos sintiendo y afirmando que se confirmaba lo que de él habíamos visto y contemplado. Yo lo tenía por santo, de tal forma que yo he estado afirmando y pidiendo por cartas que se iniciase su proceso.»

«En los que le conocían, su fama de santidad surgió de manera natural. Yo mismo he ido al sepulcro a rezar y a besar su lápida. Yo mismo aplico la misa todos los días por él.»

«Yo mismo he recibido gracias espirituales por intercesión de Ismael»

San José

San José
Revendo don Félix Torres Olalla.

San José
Don Félix con Jaime Quevedo Soubriet, director del Periódico E El Común de la Mancha.

San José
Don Félix y el Obispo Prior Emérito Ms. Rafael Torija de la Fuente, que fue alumno suyo de Teología en el Seminario de Toledo y al que dirigió una carta el 8 de noviembre de 2004 antes de iniciarse la Causa de Beatificación, solicitando la Beatificación del Siervo de Dios Ismael de Tomelloso.

Clic para ver transcripción carta a Ms. Torija de la Fuente

San José

Don Félix en el Seminario de Ciudad Real, el 12 de noviembre de 2009, durante la presentación de la biografía “IN SILENTIO…”, en cuya intervención contó con alegría y buen humor el favor que le hizo el Siervo de Dios Ismael de Tomelloso:

Después de haberle negado su enterramiento en la Capilla Sacerdotal del Cementerio de su pueblo natal de Mondéjar (Guadalajara), mientras esperaba la nueva respuesta del señor Obispo no dejó de encomendar a Dios por intercesión del Siervo de Dios Ismael de Tomelloso para que la autorización que había pedido le fuera concedida, y en la propia carta del Obispo escrita a máquina el 29 de octubre de 2008, le volvía a denegar su petición pero añadió de su puño y letra que sí podía ser enterrado allí.

1

San José

2

San José

3

San José

1. Iglesia Parroquial de Santa María Magdalena de Móndejar durante la celebración de la Misa “corpore in sepulto” del Reverendo don Félix Torres Olalla, presidida por el Vicario General del Obispado de Siguenza-Guadalajara, el Párroco don Antonio Mayor y sacerdotes de la diócesis y amigos de don Félix.

2. Oración del Vicario General del Obispado de Siguenza-Guadalajara, Monseñor Agustín Bugeda Sanz, en la Capilla Sacerdotal del cementerio.

3. Inhumación de los restos de don Félix Torres Olalla el 8 de abril de 2015.


 

Print Friendly