El beato Pablo VI, en la apertura de la Tercera Sesión del Concilio Ecuménico Vaticano II, el 14 de septiembre de 1964, fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz, dirigió a los Obispos y Cardenales unas palabras muy apropiadas para la fiesta que hoy se celebra: La Venida del Espiritu Santo:

“1.- Nosotros somos la Iglesia aquí.”

“La Iglesia está aquí…”

“Nosotros somos aquí la Iglesia…”

“Somos, finalmente, la Iglesia…”

“2.- Celebramos la santidad, unidad, catolicidad y apostolicidad de la Iglesia.”

“…en donde la Iglesia funda su prodigiosa consistencia,…”

“3.- El apostolado y el Espíritu.”

Si aquí está la Iglesia, aquí está el Espíritu paráclito, que Cristo ha prometido a sus Apóstoles para la edificación de la Iglesia misma.

…dos son los elementos que Cristo ha prometido y ha enviado… el apostolado y el Espíritu.

El apostolado, obra externa y objetivamente;… el Espíritu Santo, obra internamente, dentro de cada una de las personas, como también sobre la comunidad, animando, vivificando, santificando.

Estos dos agentes, el Apostolado y el Espíritu, obran juntamente.

Dudar sería ofender la fidelidad de Cristo a sus promesas. sería traicionar a nuestro mandato apostólico. sería privar a la Iglesia de la certeza de su indefectibilidad, garantizada por la palabra divina y comprobada por la experiencia histórica.

Y concluye, explicando tres veces por qué:

El Espíritu está aquí….

El Espíritu está aquí….

El Espíritu está aquí….

…y nos une con Él.

Print Friendly