Ismael, como cualquier santo, pensaba en la muerte con la esperanza y la alegría del día su nacimiento definitivo para el cielo

Ver Paso Completo
Print Friendly